Home / Articulos  / Ayudas públicas y financiación para esports: Cómo pasar el valle hasta la inversión o el beneficio

Ayudas públicas y financiación para esports: Cómo pasar el valle hasta la inversión o el beneficio

Los esports son a día de hoy un negocio que no es rentable para todos, más bien para unos pocos. A pesar de las extraordinarias cifras de crecimiento que hemos visto durante 2017, todavía es

financiación esports

Los esports son a día de hoy un negocio que no es rentable para todos, más bien para unos pocos. A pesar de las extraordinarias cifras de crecimiento que hemos visto durante 2017, todavía es necesario en muchos casos pasar por ese temido valle en el que invertir y volver a invertir y no desesperar en el intento hasta que nuestra propuesta comience a ser rentable. La búsqueda de financiación es algo inherente a todo proyecto, sea mayor o menor, y los esports en esto no son una excepción.

 

Dentro del sector existen proyectos que pueden nacer con una fuerte inversión o que pueden lograr en poco tiempo monetizar una financiación inicial moderada a base de invertir en publicidad, generar comunidad y poder obtener ingresos por patrocinios, cosa que tampoco es nada fácil.

 

Pero ¿qué ocurre con aquellos proyectos que no son crear un equipo y que aún así tienen relación con los esports? Webs y portales de contenido, empresas tecnológicas que han de desarrollar un producto para el sector, incluso proyectos conjuntos entre varias entidades de varios países distintos, dado que el sector está tan globalizado. ¿Existe alguna forma alternativa a la inversión privada para ayudar a arrancar nuestro proyecto? La respuesta es si. Existen ayudas públicas que muchos desconocen y el objetivo de este artículo es ayudar a aquellos que tienen una propuesta interesante a dar el primer paso. No es fácil, hay competencia muy dura y hay que saber buscarle las vueltas, pero os explicamos cómo hacerlo y en muchos casos merece la pena.

 

Primer paso, entender lo que son los esports para saber dónde buscar ayudas

 

Lo primero es entender qué son los esports para saber dónde buscar esas ayudas y aquí hemos de mencionar que nos centraremos en el ámbito nacional (España) y Europeo que es donde tenemos constancia de ayudas públicas. Al final del artículo también haremos una alusión a proyectos conjuntos con otros países. y en Latinoamérica existen tanto programas nacionales como también internacionales para la región. Para ello vamos a permitirnos definir los esports como una mezcla de tres componentes esenciales: deportes, cultura (que aquí entenderemos sobre todo como creación y gestión  de contenidos) y tecnología. Es importante tener esto presente para saber qué tipo de proyecto tenemos y enfocar de esta forma dónde debemos de buscar la ayuda.

 

Lamentablemente, en este artículo nos centraremos en proyectos que tengan un componente cultural / contenidos y tecnológico. ¿Significa esto que no creamos que los esports son deporte? En absoluto, lo creemos firmemente, pero una cosa es lo que creamos y otra cosa es lo que crean y establezcan las actuales leyes y programas de ayudas públicas y en este sentido, si tenemos un proyecto deportivo de esports e intentamos presentarlo por esta vía, veremos rápidamente que no tiene cabida puesto que, de momento, en España y en Europa, no son reconocidos como tales, al menos a este nivel.

 

Hechas estas aclaraciones, veamos qué tipo de ayudas tenemos en ambos casos.

 

Ayudas públicas para proyectos culturales (contenidos)

 

Muchas de las propuestas en el sector de esports tienen que ver a día de hoy con generación de contenidos, que es de las pocas vías que puede permitir una rápida monetización si se realiza con cabeza y con planificación. Aquí es fundamental explotar la vinculación de los esports con los videojuegos, aunque se trate de sectores que ya son independientes. Se tardó años en que Europa reconociese a los videojuegos como un elementos cultural generador de contenidos como el cine o la música, y mientras los esports se asientan dentro de las industrias creativas, debemos de aprovechar esta opción. De hecho, aunque no lo parezca, por ejemplo la narrativa en los esports es uno de los retos en el futuro. Juegos como PUBG están teniendo el éxito que tienen porque realmente cada partida tiene una narrativa y una historia creada por los propios jugadores.

 

A nivel europeo existen varias propuestas, pero quizás la más importante sea el Subprograma MEDIA de Creative Europe. Muy enfocado al cine, a los videojuegos y los medios de comunicación, pero si sabéis mirar bien y adaptar ciertos aspectos de vuestro proyecto, podéis tener una oportunidad. Es parte de EACEA (Education, Audivisual and Culture Executive Agency) y tenemos a nuestra disposición en España una delegación que nos podrá ayudar a identificar oportunidades y a estudiar si nuestro proyecto puede encajar o no. Al ser una iniciativa Europea la mayoría de ayudas suele requerir de consorcios con otras empresas, pero en este caso en concreto, lejos de ser un impedimento puede ser una ayuda y una forma interesante de hacer contactos.

 

De hecho, existe un “lobby” denominado NEM Initiative (New Europan Media Initative) donde se trabaja para identificar necesidades en diferentes industrias creativas y de esta forma “asesorar” a la Comisión Europea sobre el tipo de proyectos que deben de financiar y nos consta que los esports se están poniendo sobre la mesa.

 

Si nos vamos a nivel nacional, tenemos más escasez de ayudas públicas. Destacaríamos sin lugar a dudas las subvenciones del Ministerio de Educación Cultura y Deporte, en la parte de cultura. Aunque la dotación económica no suele ser muy boyante, se suelen financiar al año varias propuestas. En concreto existe una convocatoria muy interesante en la parte de Industrias Culturales y en contra de lo que pueda parecer, los esports tienen presencia. Sin ir más lejos, este medio, eSports Bureau, logro este año 2017 una ayuda “para la modernización e innovación de las industrias culturales y creativas mediante proyectos digitales y tecnológicos”, demostrando que los esports ya tienen cabida en las instituciones y son conocidos en nuestra sociedad más allá de lo que muchos piensan. Por poner otro ejemplo, proyectos como Tadeo Jones han recibido soporte de este programa. Muy recomendable, aunque también muy concurrida.

 

Por último nos queda recomendar el trabajar con los clusters. Existen multitud de clusters de audiovisuales en diferentes regiones de España dedicados a proyecto de este tipo y también os pueden ayudar tanto a identificar proyectos, partners e incluso algunos gestionan su propias ayudas provenientes de Europa que muchas veces no se les da una gran visibilidad, pero están ahí. En este sentido, el Cluster de Audivisuales de Madrid es uno de los más activos, pero no es el único, hay varios repartidos por toda la geografía española.

 

 

Ayudas públicas para proyectos tecnológicos

 

No os vamos a engañar. En la parte tecnológica es donde está el grueso de ayudas. Especialmente en Europa. Empezamos por ella porque es donde está la gran masa de ayudas (muchas más que a nivel nacional). Además estamos de enhorabuena porque en 2018 comienza la última fase del programa Horizon H2020, con nuevo presupuesto y tres años por delante de ayudas. Este programa viene a reconocer que Europa es el viejo continente y que necesita una renovación tecnológica ya que la competencia es muy grande. Por ello se financian proyectos de muy diversa índole, desde proyectos que están a punto de llegar a mercado, a proyectos que están menos maduros. Incluso existen programas para financiar proyectos de gran componente de investigación, para realizar estudios teóricos sobre diferentes sectores,  acceso a la realización de pilotos e incluso validación del modelo de negocio.  Sobre todo se buscan  proyectos y negocios de gran escalabilidad, que se centren en mercados nuevos y que puedan posicionar a Europa estratégicamente frente al resto del mundo. Es decir, el terreno ideal para los esports y para incontables tecnologías que necesita el sector: blockchain, big data, machine learning, inteligencia artificial, técnicas de streaming, etc.

 

Se trata de un programa ideal si tenéis un proyecto tecnológico relacionado con los esports. Existen “calls” tanto individuales como colectivas. El gran problema es que la competencia es brutal, ya que todo el mundo acude a Europa porque en sus países respectivos hay pocas ayudas, por lo que no basta con ser bueno, hay que ser excelente. Pero la buena noticia es que España es de los países que más propuestas ganan, es decir, tenemos el talento y la ideas. Muchas startups de diferentes sectores han podido llegar a ser empresas estables a día de hoy gracias a este programa, sin duda una excelente iniciativa de la Unión Europea. Y de nuevo, se entienden los esports y la importancia de los mismos. La empresa matriz de eSports Bureau, Fluzo Studios, fue beneficiaria de un Instrumento Pyme Fase I de la UE para estudiar la adaptación del modelo de gestión de derechos audiovisuales a los esports. Es decir, hay interés en el sector y ya hay propuestas de esports que han obtenido financiación por parte de la UE.

 

 

Un gran punto para trabajar bien estas propuesta, y enlazamos de paso con las ayudas nacionales, es CDTI. El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial es el punto de contacto de España con Europa, y además tiene sus propias convocatorias de ayudas. Siendo sinceros, las condiciones no son muy buenas (demasiados avales) pero dependiendo de vuestros partners y vuestra situación, puede que os sean asequibles. Existen convocatorias abiertas durante todo el año, así como otras calls específicas. El programa Neotec es un buen ejemplo de ayuda, ya que recientemente ha pasado de crédito blando a subvención y se da financiación para todos los gastos de constitución de empresa.

 

Junto al CDTI existen otras propuestas nacionales que se convocan cada año, puede que entre ellas las más conocidas sean los AEESD (Acción Estratégica y Sociedad Digital) del Minetad y el programa Retos Colaboración de Mineco. Existen muchas otras opciones a nivel nacional, donde las ayudas quizás son menos intensas, pero donde también la competencia es mucho menor que a nivel Europeo. Es cuestión de saber casar nuestros proyecto y su estado con la oferta de ayudas. También existen ayudas regionales, pero suelen funcionar bastante peor y por eso no las tratamos en este documento.

 

 

Las Universidades y los proyectos de cooperación internacional

 

Dentro de todos estos instrumentos de financiación, existen dos actores importantes. Por un lado tenemos el papel de las Universidades o centros de investigación. Mientras que en programas europeos es muy recomendable contar con ellos, especialmente en programas de consorcios, en convocatorias nacionales prácticamente es un requisito fundamental. Tenéis que valorar si os interesa o no contar con la ayuda de una universidad, pero lo cierto es que estos programas son de gran utilidad para ellas (muchas salvan el año por los proyectos conjuntos con empresas) y tienen la suerte de que sea cual sea la convocatoria, en el 99% de los casos reciben el dinero en forma de subvención 100%. Ahora que las universidades están entrando en los esports, puede ser una buena oportunidad para contar con ellas.

 

Además, la cosa no sólo se acaba en Europa. Existen programas de cooperación nacionales y europeos para llevar a cabo proyectos conjuntos con Latinoamérica (IBEROEKA), y por supuesto con Asia. Por lo tanto, no es descabellado preparar un proyecto conjunto entre una empresa española y digamos, un publisher coreano, chino, o una liga de USA o Latinoamérica. Es cierto que son programas muy específicos y que dependen no sólo de vosotros, sino de la calidad de la propuesta conjunta con vuestro partner, pero también pueden permitir lograr un posicionamiento estratégico muy interesante y una rápida internacionalización.

 

Consideraciones generales

 

Conseguir ayudas públicas se ha convertido en un arte. En esencia no deja de ser lograr una inversión, salvo que en lugar de tener un pitch con un inversor de 5 minutos, se presenta una documentación que evalúa una comisión. Intentar hacer la guerra por nuestra cuenta es complicado, por lo que os dejamos algunos consejos:

Acudid a empresas que son especialistas en gestionar estas ayudas. Por dos motivos: Primero porque os van a asesorar y guiar para que no perdáis vuestro tiempo. No lo veáis como un saca cuartos, sino como una forma de prepararse para recibir una inversión. Segundo, en caso de ganar, os ayudarán con la parte burocrática y de gestión para que vosotros os podáis dedicar a lo que importa, el proyecto en sí mismo. Creednos, esto es fundamental, tanto si se tiene inversión privada como pública.

Medid qué gasto podéis hacer. El dicho “el dinero llama al dinero” es verdad. Podéis pagar a empresas para que os ayuden mientras que otras van a éxito. Dependerá de vuestra capacidad financiera y de vuestro proyecto. Si creen en él podrán ir a éxito.

Estudiad bien las condiciones. No hemos hablado de las condiciones antes porque hay de todo y si vamos programa por programa no acabaríamos; préstamos blandos al 100%, subvenciones (normalmente con entre un 50 y un 70% de intensidad), y las menos, subvenciones con un 100% de intensidad. En cualquier caso, vosotros vais a tener que poner algo de vuestro bolsillo, sea una parte del proyecto, sea en forma de aval. No hay mejor manera de convencer a un inversor, aunque sea público, que mostrando que vosotros mismos arrimáis el hombro.

Cuando uno le coge el truco a esto de las ayudas públicas se convierte en un vicio. Ojo aquí. Planificad siempre vuestras potenciales ayudas públicas como eso, una ayuda para vuestro negocio, no la única vía y por supuesto nada de vivir de ellas. Si vuestro proyecto sólo se sustenta a base de ayudas, tarde o temprano terminará cayendo. Recordad que el objetivo es pasar de la mejor manera posible el valle hasta ser autosuficiente y facturar.

No seáis ambiciosos. Seguramente en muchos casos podéis optar a diferente ayudas y tipos de financiación, unas con mas cuantía que otras. Id paso a paso y lo que mejor convenga al proyecto en el estado en que esté. No os saltéis pasos o lo lamentaréis.

Tened la mente abierta. Lo ideal es tener flexibilidad para adaptarse sin renunciar a vuestras señas de identidad. Cada proyecto es único, y por lo tanto no habrá una ayuda diseñada a la medida para vosotros. Debéis tener la suficiente manga ancha para poder adaptaros a una convocatoria y a un consorcio, siempre y cuando eso no suponga hacer algo completamente distinto a lo que teníais en mente.

 

Esperamos que este artículo haya resultado de utilidad para todos aquellos que tienen un proyecto tanto en mente como entre manos basado en esports y no quieren renunciar a él a pesar de que nadie les ha dado todavía la oportunidad. No desesperéis, es todo cuestión de insistencia y perseverancia, y de saber contar con cierta ayuda para pasar los momentos difíciles. La financiación y el objetivo final se consiguen, sólo hay que no dejarse caer y desmotivarse.

 

Desde eSports Bureau y Fluzo Studios estaremos encantados de echaros una mano y de estudiar vustro proyecto sin compromiso alguno (info@esportsbureau.com / info@fluzostudios.com)

ETIQUETAS NOTICIA:

respinosa@esportsbureau.com

15 años de experiencia en el sector de videojuegos y contenidos digitales. Apasionado de los eSports y de la evolución de los videojuegos a todos los niveles: cultural, modelos de negocios, tecnología....

Puntuar información
NO HAY COMENTARIOS

HAZ UN COMENTARIO